Accede o crea tu cuenta

Facebook

Google

Email

¿Has olvidado tu email o localizador?

Ti aiutiamo?

Servizio Assistenza 24h/24 365/gg per imprevisti o inconvenienti

Assistenza Clienti

Inizia sessione

Hai dimenticato la password?

O accedi con

¿Aún no eres cliente estrella? Crea il tuo account

Crea il tuo account

O iscriviti con

¿Ya eres cliente estrella? Inizia sessione

Hotel Estalagem do Mar

(3 Estrellas)
Mappa

Juncos - Fajã da Areia - Sao Vicente - 9240-210 - Madera - Portogallo

  • Valutazione 7.72 Recensioni
  • Struttura: 8.0
  • Servizi: 6.0
  • Pulizia: 7.0
  • Ubicazione: 9.5
  • Prezzo: 8.0
Informazioni
Questo distinto hotel di categoria media si sviluppa su 3 piani e dispone di un totale di 99 camere, di cui 91 doppie e 8 suite. La struttura è dotata di hall con reception (aperta 24 ore al giorno), cassetta di sicurezza, ascensore, un bar, una sala giochi, un ristorante climatizzato à la carte e un terminale per l'accesso ad Internet. Le auto possono essere posteggiate nel parcheggio riservato ai clienti. Il servizio in camera arricchisce ulteriormente il quadro delle offerte. Gli ospiti hanno a loro disposizione una piscina coperta, una piscina con acqua dolce, una piscina con acqua di mare, uno snackbar, sedie a sdraio, ombrelloni, vasca idromassaggio, solarium e sauna. I più sportivi hanno la possibilità di praticare diverse attività, quali ping-pong, biliardo e vela, nonché di mantenersi in forma nel fitness center. Per il divertimento dei propri ospiti l'hotel propone regolarmente un programma di animazione. A circa 300 metri di distanza si raggiunge un campo da golf.

Número de Registro: 7438/RNET

  • Check-in 14:00 - 00:00
  • Check-out Fino alle ore 12:00
  • Nº camere 91
  • Nº dei piani 3
  • Anno di costruzione 1990
  • Anno ultima ristrutturazione 2017

Servizi principali

  • Parcheggio
  • Wifi
  • Piscina
  • Piscina termo - regolata o coperta
  • Zona benessere
  • Televisione
  • Animazione
  • Internet
  • Ristorante
  • Palestra

Visualizza tutto

Distanze
L'hotel è ubicato nel centro città di Sao Vicente, a 10 minuti a piedi dalla spiaggia. Nelle vicinanze dell'hotel si trovano aree famose per lo shopping, con diversi negozi, boutique, bar, ristoranti e discoteche. I mezzi di trasporto pubblico sono comodamente raggiungibili a piedi.
Servizi della struttura

Gli ospiti hanno a loro disposizione una piscina coperta, una piscina con acqua dolce, una piscina con acqua di mare, uno snackbar, sedie a sdraio, ombrelloni, vasca idromassaggio, solarium e sauna. I più sportivi hanno la possibilità di praticare diverse attività, quali ping-pong, biliardo e vela, nonché di mantenersi in forma nel fitness center. Per il divertimento dei propri ospiti l'hotel propone regolarmente un programma di animazione. A circa 300 metri di distanza si raggiunge un campo da golf.

  • Attività nei dintorni del complesso

    • Affitto biciclette
    • Bicicletta
  • Trasporti

    • Affitto automobili
  • Installazioni

    • Bañera de Hidromasaje
    • Palestra
    • Sauna
  • Servizi e strutture nel ristorante

    • Bar
    • Ristorante
    • Sala da pranzo
  • Strutture sportive all'interno del complesso

    • Biliardo
    • Tavolo da ping - pong
    • Campo da tennis
  • Servizi del complesso

    • Cassetta di sicurezza in reception
    • Reception 24h
    • Servizio lavanderia
    • Trasporti
  • Climatizzazione nelle zone comuni

    • Riscaldamento nelle zone comuni
  • Attività sportive

    • Freccette
    • Escursionismo
  • A tema

    • Hotel di montagna
    • Hotel da spiaggia
    • Hotel per famiglie
    • Hotel romantico
    • Hotel spa
  • Comunicazioni

    • Internet
  • Strutture del complesso

    • Giardino
    • Sala giochi
  • Servizi

    • Parcheggio
  • Piscina

    • Piscina coperta
    • Piscina all'aperto
  • Internet

    • Wifi
Servizi in camera

Le camere dispongono di bagno, asciugacapelli, telefono con linea diretta, TV via satellite/via cavo, impianto stereo e cassetta di sicurezza a pagamento.

  • Servizi

    • Servizi
    • Cassetta di sicurezza
    • Telefono
  • Bagno

    • Servizio
    • Vasca da bagno
    • Doccia
    • Phon
  • Installazioni

    • Balcone
    • Bagno
  • Climatizzazione

    • Riscaldamento
  • Televisione

    • Televisione via satellite

Recensioni

  • (Barcelona) 8.2/10

    Ha soggiornato a

    Soggiorno 6 giorni, 2 adulti en camera vista mare Viaggio short break in coppia

    Decidimos este hotel por su ubicación en la costa norte de la isla, en la localidad de sao vicente, lejos del bullicio y más masificadas y explotadas, turisticamente hablando, localidades de madeira... Y la verdad que acertamos. Aunque la isla de madeira se caracteriza por un clima variable durante el día, notamos que el clima que en la cara norte, donde se ubica sao vicente, en los días de primavera que estuvimos, eran más inestables. La atracción más importante de este pueblo son las grutas de são vicente (grutas volcánicas), con el centro de vulcanismo. El pueblo en si, es muy pequeño, pero cuidado, con multiples tiendas turísticas y que merece un paseíto. Dispone de dos iglesias, una en el centro, dedicada, como no podia ser menos, a san vicente, y otra en lo alto de una colina próxima, la capilla de nuestra señora de fátima (igreja de nossa senhora de fatima). Esta última destaca notablemente antes de llegar a sao vicente, con su mirardor, para darnos su bienvenida.

    El hotel está situado justo al lado del mar, y bajo unas imponentes montañas. Desde la habitación se ve y se oye el mar en todo momento. Es una delicia dormirse o despertarse escuchando las olas del mar. Sus amaneceres y atardeceres, si el día acompaña y no hay presencia de nubes ni tormentas, son fantásticos. El hotel está al lado de una carretera, pero prácticamente sin tráfico y que no molesta en ningún momento. Dispone de un parking exterior descubierto y gratuíto en el que pudimos aparcar nuestro vehículo cada dia sin problemas de espacio, aunque al final del día se completaba. Es posible pasear desde el hotel hasta el núcleo y paseo marítimo del pueblo de san vicente en unos 5 minutos, junto al mar por un tranquilo camino de unos 300 metros. El hotel no es muy alto, 2-3 plantas y no muy grande, con un total de unas 100 habitaciones, todas ellas con vistas al mar. Siempre muy tranquilo por lo que indicaremos más adelante. El servicio de recepción del hotel está disponible 24 horas al día.

    Nos asignaron una habitación muy espaciosa, algo más grande de las normales que incluía un pequeño salón, con unos sofás que se han olvidado de sustituir en la renovación. Las habitaciones tienen terrazas o salidas directamente al jardin del hotel, algunas de ellas con tendedores para la ropa de baño. Nosotros pedimos una habitación alejada de la zona de conciertos donde amenizan las noches con actuaciones musicales variadas hasta las 23 horas. Desde la habitación no oímos nada de la actuación, sólo el mar. Vimos varias de ellas en su sala de actividades / bar (con precios razonambles), cada día con un cantante o artista diferente, emulando desde los dire straits, santana, abba, . A luis fonsi, todas ellas entretenidas y desenfadadas después de un día de caminatas y rutas por la isla.

    El hotel, y especialmente las habitaciones, están completamente renovadas en el año 2017, y eso se nota. Son modernas, funcionales y limpias. Se dispone de wifi gratuito funcionando correctamente en todo el hotel, incluyendo las habitaciones. Hay pequños detalles por pulir y revisar, nada grave, que espero el hotel pueda resolver en los próximas semanas de cara a la nueva temporada de verano 2018. Por ejemplo, en la ducha, no hay un soporte donde depositar los sobres con el jabón/champú. La habitación disponía de una cama enorme, donde perderse, y además muy cómoda. Una tv con sintonización de varios canales internacionales vía satélite, entre ellos tve internacional y tve 24 horas. El baño era completo, con una gran ducha, sin bañera. Disponía de un potente secador de pelo, y cada día reponían los sobres de jabón, champú y jabón, aunque no había acondicionador. Pedimos por el acondicionador al hotel, pero no nos puedieron facilitar uno. En la habitación se disponía de aire acondicionado, y una caja fuerte (con cargo adicional). Encontramos a faltar un pequeño minibar.

    En cuanto a las instalaciones dispone de una piscina y jacuzzi de interior, con sauna (que no estaba funcionando el día que estuvimos), y de una piscina exterior en un cuidado jardín. No tuvimos tiempo, y encima el tiempo al norte de la isla no fué lo más idóneo para disfrutar de la piscina exterior, pero si que aprovechamos la piscina cubierta. En ambas piscina se dispone de tumbonas.

    En los días que estuvimos, prácticamente una semana, el hotel parecía completo, en su mayoría por turistas mayores franceses, que desaparecían todo el día para realizar excursiones y caminatas a lo largo de la isla.

    Los desayunos están incluidos en el precio de la habitación. No son nada expectaculares, tipo buffet, más bien sobrios y con poca variedad. Los zumos son preparados de sabores muy artificiales. El café bastante malo. No hay apenas variedad en bollería o embutidos por ejemplo, aunque se incluían huevos, bacon, etc. Creo que el desayuno es uno de los puntos más flojos del hotel. Cuesta además coger mesa. El servicio no es rápido preparando las mesas; cuando acaban de desayunar otras personas tardan mucho tiempo en recogerlas y prepararlas de nuevo. Los desayunos eran repetitivos cada día, sin apenas variaciones ni novedades.

    Cenamos varias veces en el restaurante del hotel. En las cenas sí encontramos la calidad que faltaba en los desayunos. Las cenas son de tipo buffet, y siempre hay un plato de pescado y carne, cada día diferente, y siempre sabrosos. Acompañan sopas, ensaladas, embutidos, etc. Los horarios de las comidas y las cenas se ajustan al horario y tradiciones portuguesas y continentales, con horario algo más temprano que al que estamos acostumbrados, que hay que tener en cuenta para no llegar tarde a la cena. El restaurante está situado con vistas al jardin, mar y montañas, al que es conveniente adelantarse para conseguir una buena mesa.

    No probamos las comidas de su restaurante, que funciona en modalidad a la carta. En su lugar, nos decidimos por un restaurante de san vicente (la caravela) que ofrecía platos de pescado fresco cocinados a la brasa con leña (grelhados), con un gran acompañamiento, por un precio muy asequible. A parte de este restaurante, hay gran variedad y oferta gastronomica a 200 metros del mismo hotel.

    El servicio del hotel fué amable en todo momento, atendiendo las peticiones o ayudas que fuimos requiriendo a lo largo de nuestra estancia. Por ejemplo, la habitación no disponia de papel higiénico cuando llegamos, o una de las toallas del baño estaba rota. Muchos de los empleados hablaban en castellano, o hacían esfuerzos para intentarnos entender utilizando la variante que denominan portuñol. Agradecemos la atención especialmente a la responsable del restaurante durante las cenas.

    Aunque la mayoría de atracciones de la isla no están justo al lado de san vicente, la verdad que hay buenas comunicaciones con el resto de la isla. La capital, funchal, por ejemplo, está a unos 30 minutos por una carretera y autovia sin problemas. Cruzar la isla de norte a sur son unos 20 minutos. El aeropuerto está a unos 40 minutos. Existe una gran red de carreteras y túneles que cubren gran parte de la isla, y que comunica los principales puntos de la isla. Es indispensable un vehículo de alquiler para disponer de autonomía suficiente con el fin de disfrutar de la isla y de esta ubicación.

    Conseguimos una muy buena oferta de media pensión, y consideramos que la relación calidad/precio ha sido muy buena. En el caso de volver a la isla, creo que volveriamos a elegir este hotel. Su tranquilidad, y ubicación, como campamento base para recorrer la isla, de lo mejor. Un muy buen y acogedor hotel (o posada, estalagem significa posada en portugués) de 3 estrellas.

    Recensione scritta in spagnolo

  • 7.2/10

    Ha soggiornato a

    Soggiorno 7 giorni, 2 adulti en camera standard

    El hotel es excepcionalmente respetuoso con el paisaje, con una arquitectura muy acogedora y agradable, en un lugar fantástico y pintoresco. Está hecho de tal manera que todas las habitaciones miran al mar y ni te enteras de que la carretera está justo detrás. La relación calidad precio me pareció la justa. El desayuno, variado y bueno, las cenas, que pagamos por separado, no tanto.

    Lo único que me desagradó un poco fue el trato del personal, siempre correcto, pero con cierta tendencia a considerarnos de 2ª clase, la atención a ingleses y alemanes era evidentemente mejor, pero esto parece ser la tónica general en toda la isla.

    Si volviese a madeira, volvería a ir, me gustó mucho el hotel.

    Recensione scritta in spagnolo

Questo sito utilizza cookie propri e di terze parti allo scopo di migliorare i servizi offerti e mostrare suggerimenti commerciali legati alle preferenze dell’utente attraverso l’analisi delle sue esperienze di navigazione. Continuando a navigare su questo sito, acconsenti all’uso dei cookie. Altre informazioni

Chiudi
↑